Consideraciones para la vuelta a clases presenciales el 2021

Spread the love

Consideraciones para la vuelta a clases presenciales

Juan Alfonso Peñafiel. Presidente de La Fundación CIAPE. Santiago, 16 de febrero 2021

Un mundo en cambio

La “normalidad de ayer ya no existe» a pesar de las resistencias. Se requiere un cambio cultural y no aferrarse a una sociedad «obsoleta» que hoy está dando pasos a un mundo diferente. Cuál? … aún en definición. Lo que es claro es que no se puede mantener la hegemonía de lo económico por sobre las políticas públicas, por sobre el medio ambiente, por sobre la educación, por sobre el desarrollo humano y por sobre la ética y la transparencia.

Hay que reconocer avances

“Volver a clases” sí, ya se ha estado en clases.

Al Mineduc y al gobierno les cuesta reconocer, valorizar y considerar los avances en la educación e-learning. A veces de manera improvisada, cierto, pero con grandes esfuerzos de los estudiantes y profesores que han tenido que reinventarse sin colaboración de los entes administrativos. Grandes esfuerzos de los padres y apoderados para entender y acompañar este nuevo proceso, que ciertamente requiere de perfeccionamiento, pero ya hay un primer camino recorrido.

Lo anterior con dificultades extremas de Internet que el Gobierno o los gobiernos no han querido solucionar adecuadamente. La precariedad existente en conectividad, las desigualdades de conexión, la falta de computadores entre un sector social y otro, entre una comuna y otra, entre lo urbano y lo rural es abismaste y dan cuenta de una sociedad segregada, inequitativa y que atenta a una mejor educación, atenta a la información, atenta a la interacción educativa y social.

La educación no debe ser usada para dar mensajes de supuestos de confianzas y de tranquilidad y como factor de re activación económica. El COVID-19 según expertos contagia a niñas y niños y éstos transmiten contagios.

El Ministro de educación ha señalado “La pandemia ha puesto en jaque al sistema educacional”. La educación chilena está en “Jaque” desde antes de la Pandemia a nivel curricular, metodológico, de preparación docente, de infraestructura. De estrategia y sentidos. La educación no ha sido capaz de salir de un sistema de adoctrinamiento a un sistema de educación en libertad. No ha logrado poner a los estudiantes como prioridad central y sí como clientes. 

Estamos enfrentando hoy, a una generación perdida. Alumnos que no han podido acceder a clases virtuales, el Estado no ha dado las garantías a todos, las brechas entre los colegios pagados y los colegios públicos se extiende. Padres que por buscar el sustento para el hogar no pueden acompañar a sus hijos. La Pandemia y la falta de colaboración decidida del Estado de Chile ha aumentado el estrés y los problemas de salud.

La sociedad, (M. Castells) es y será una sociedad híbrida. Se articularán las realidades físicas y virtuales en todos los ámbitos del quehacer social y también, en la educación. Cómo avanzamos en una educación blended, presencial y virtual que tiene la virtud de la sociabilización, de la interacción, de la integración de las tecnologías de manera masiva, entre otros. Cómo avanzamos en una educación más sistémica que vertical u  horizontal y lineal. Como dice Jaime Retamal, académico de la Usach “debiera, (la Pandemia y la vuelta a clases), ayudar a terminar con la epistemología lineal, y adoptar los paradigmas de la complejidad para dejar de ver la educación como un capital humano, y por ejemplo, empezar a pensarla como parte del desarrollo ecológico”

Tareas de gobierno

Los Estados y gobiernos deberían procurar y garantizar el acceso y las condiciones de calidad para ambos sistemas. El derecho a la educación y el derecho a Internet. El derecho a la sanidad, seguridad e integridad. El derecho a la recreación.

El Ministerio de educación de Chile debería profundizar su reglamentos entregados para “la vuelta a clases” los que además,  quedan en manos de cada establecimiento concretar las medidas.

Las Propuestas o guías están dividida en dos aspectos:

En cuanto a la organización de la jornada escolar:

  • Se recomienda establecer horarios diferidos para entradas y salidas de clases según los distintos ciclos o niveles.

  • Implementar horarios diferidos de recreos por ciclos o niveles.

  • Definir capacidad máxima del uso de baños, asegurando un distanciamiento social de al menos un metro.

  • Organizar también las salas de clases y espacios comunes para asegurar un distanciamiento físico de al menos un metro.

  • Evitar la concentración de más de 50 personas en un espacio abierto o cerrado, o -en su defecto- asegurar el cumplimiento del distanciamiento físico recomendado.

  • Demarcar líneas de espera con distanciamiento físico.

  • Informar a la comunidad educacional sobre las medidas que se adoptarán en el establecimiento.

  • Evitar reuniones presenciales de padres y apoderados.

  • No se exigirá control de temperatura en los establecimientos educacionales, pero se recomienda a los padres monitorearla en sus casas antes de ir al colegio.

En cuanto a Medidas preventivas, la guía para reducir al mínimo las posibilidades de contagio, se señala lo siguiente:

  • Ventilar salas de clases y espacios comunes cerrados al menos tres veces al día.

  • Eliminar los saludos que impliquen contacto físico.

  • Disponer de alcohol gel en salas de clases y pasillos.

  • Implementar rutinas de lavado de manos.

  • Retirar con frecuencia la basura y cambiar las bolsas plásticas que hay en cada contenedor.

  • Limpiar y desinfectar -al menos dos veces al día- todas las superficies de contacto.

  • Establecer normas de convivencia y comunicarlas a la comunidad escolar.

Limitaciones de las medidas

Estos son las condiciones de de acceso y de sanidad e higiene del Mineduc, débil en la forma, ya que deja a las decisiones de terceros su implementación, no aporte con recursos, dado la desigualdades de comunas y regiones y es débil en el fondo ya que no aborda el sentido de la educación en tiempo de Pandemia y su proyección posterior.

Como se percibe, no hay medidas para el uso de las tecnologías, del Internet, sobre la educación e-learning.

No hay medidas de agrupamiento de cursos. No hay medidas de semanas alternas como en Argentina. No hay medidas de cursos con menos estudiantes, entre 15 a 20.

No hay medidas sobre las condiciones técnicas pedagógicas. No hay medidas para prepara o aumentar los equipos profesionales y técnicos.

No hay medidas para las comunicaciones con la comunidad, con los padres y apoderados.

No hay medidas sobre el desplazamientos de los estudiantes en la ciudad.

Experiencia CIAPE

El volver a clases debería ser, volver a una efectiva educación mixta, blended. Seguir creciendo con otros. Proyectar un desarrollo más humano, un mundo más vivible. Es lo que la Fundación CIAPE puede dar fe que una alternativa cierta y de calidad son “las clases presenciales en aula virtual”.

No señalamos que las tecnologías sean un fin, son una oportunidad debida, dependiendo de las condiciones y la responsabilidad de quienes ejercen el modelo e-learning