Teletrabajo e e-learning

Spread the love

A raíz de la Pandemia mundial, se han impuesto en Chile y a nivel global el Teletrabajo, (home office) y la educación virtual o E-learning en ambos casos existe evidencias del aumento de la productividad en las empresas con esta modalidad y de un aumento en el acceso a la educación y formación de profesionales y técnicos.

Pero dado la realidad médica y el confinamiento obligado, existen factores que están jugando en contra de la eficiencia de estas modalidades, si bien estamos en una situación en crisis, hay que remediar oportunamente por el Estado en lo que corresponde, por las empresas y los colegios, como, por ejemplo:

  1. Chile tiene un Internet administrado por empresas privadas (siendo este un derecho no está en la constitución), deficiente y discriminador. No llega a todos los sectores urbanos y es inexistente en los rurales. Mayoritariamente las conexiones son por celular, lo que no permite, sino están adecuados, a realizar un buen trabajo o tareas. A lo anterior se agrega que los planes de Internet y los aparatos son caros y de carencias técnicas en la entrega, (son el sector de más reclamos en organismos de protección al consumidor como el  SERNAC).
  2. Los trabajadores y los estudiantes deben ser quienes procuren sus elementos de trabajo, como  computadores, sin la colaboración del Estado, de las empresas y los colegios. (Recientemente el congreso aprobó una ley sobre el Teletrabajo y dónde se señala los deberes y derechos, entre estos últimos, son las empresas que deben procurar los insumos para el trabajo, una ley que debe ser difundida y clarificada en sus alcances)
  3. No existen estándares en las cargas o cantidad de trabajo y tareas para la casa. Las empresas consideran que los hogares es continuidad del trabajo en cantidad y horarios. (Hay casos que deben marcar el inicio del trabajo, el horario de colación y la salida por Internet, además se tergiversa la modalidad ya que el Teletrabajo se basa en el logro de metas, más que en el cumplimiento obligado de horarios sin sentido)) Lo mismo ocurre con las escuelas, desean cumplir el año escolar, algunos de ellos, enviando alto número de “información” sin un adecuado diseño instruccional y pedagógico.
  4. Los padres, en los espacios comunes, ya que por la urgencia los hogares no están acondicionados, deben hacer sus trabajos, colaborar con las tareas, entretener a los hijos, hacer los deberes del hogar y otros tantos no pueden acompañar a sus hijos ya que deben seguir trabajando fuera del hogar

Lo anterior está logrando un alto estrés y agobio en los padres y los estudiantes, una deficiente calidad en las respuestas, y el desprestigio de éstas modalidades de trabajo y de estudio.

Juan Peñafiel Reyes

Fundación CIAPE

7 DE ABRIL DE 2020

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *