Los humanos y los virus: El foro económico mundial ante la realidad actual. Howard Richards

Spread the love

Los humanos y los virus son dos formas de vida con  strategias adaptativas paralelas pero diferentes.

Según la historia abreviada que les estoy ofreciendo, nuestros antepasados pre-homínidos cruzaron la línea que separaba a los no humanos de los humanos y se convirtieron en homo sapiens cuando se convirtieron en animales culturales. Culminó un largo proceso. El cuerpo humano se convirtió gradualmente en el hogar de un alma, diseñado para vivir en un grupo que posee una cultura. Nuestros antepasados homínidos, que eran relativamente lentos y débiles en comparación con muchos otros mamíferos, se adaptaron a los desafíos ambientales al inventar formas innovadoras de trabajar juntos por el bien común; por ejemplo, reunirse para cazar, cuidar niños y defenderse juntos contra enemigos.

Transmitieron costumbres funcionales (también conocidas como morales o éticas) a sus descendientes mediante la educación.

Como lo expresó el biólogo evolutivo David Sloan Wilson, en comparación con el lento ritmo de cambio de muchas especies que se adaptan por mutación genética aleatoria seguida de selección natural, no solo el cerebro sino la configuración del cuerpo humano en su conjunto, «permite a los humanos adaptarse rápidamente a los desafíos del entorno.

La historia debe ser vista como un proceso evolutivo acelerado con mecanismos de herencia culturales más que genéticos.” Los virus, en cambio, obtuvieron una ventaja adaptativa sobre otras especies al acelerar sus respuestas a los desafíos ambientales por una ruta diferente.

En palabras de Wikipedia: los virus tienen tiempos de generación cortos, y muchos, en particular los virus de ARN, tienen tasas de mutación relativamente altas (del orden de un punto de mutación o más por genoma por ronda de replicación). Esta elevada tasa de mutación, cuando se combina con la selección natural, permite que los virus se adapten rápidamente a los cambios en su entorno host. Además, la mayoría de los virus proporcionan muchos descendientes, por lo que cualquier gen mutado puede transmitirse rápidamente a muchos descendientes.

Los virus perfeccionaron la adaptación por mutación. Nosotros y el virus somos similares porque nuestras estrategias de supervivencia tienen éxito mediante la innovación. En nuestro caso, la innovación es normalmente una cultura que educa a las personas, a menudo empleando ceremonias y narraciones, para que trabajen juntas por el bien común. (Véase CH Waddington (1960). The Ethical Animal. Londres: George Allen & Unwin; Howard Richards (2019). Realismo moral y ético. Journal of Critical Realism. Volumen 18, págs. 285-302; John Dewey (1898). Evolución y Ética. The Monist. Volumen 8, pp. 321-341.) Charles Darwin explicó las ventajas competitivas de colaborar para el bien común de esta manera: “Las personas egoístas y contenciosas no serán cohesivas, y sin cohesión no se puede hacer nada. Una tribu rica en las cualidades anteriores (recursos humanos cooperativos) se extendería y sería victoriosa sobre otras tribus: pero con el tiempo, a juzgar por toda la historia pasada, a su vez sería superada por alguna otra tribu aún más dotada. Así, las cualidades sociales y morales tenderían a avanzar lentamente y se difundirían por todo el mundo.

Un argumento común contra Darwin, y contra cualquiera quien cree que las emociones pro-sociales fueron cableadas en el cuerpo humano por los requisitos de supervivencia durante el 90% o más de la evolución humana, es que prueban demasiado.

Demuestran que nos comportamos mejor de lo que la evidencia muestra que realmente nos comportamos. En respuesta, permítanme sugerir, Primero, que hay una explicación plausible de nuestro fracaso. Es cierto que no vivimos de acuerdo a lo mejor de la naturaleza humana. Y la pandemia actual muestra cuán crucial es subir nuestro nivel de cohesión. Segundo, cabe destacar que los líderes empresariales más inteligentes se están dando cuenta de que su propio destino y el de todos nosotros depende de reemplazar la esencia del capitalismo con una ética de solidaridad. Tercero: considere lo siguiente.

Es mi intento de resumir un atendible análisis socialista de por qué la esencia misma del capitalismo tiene que cambiar para salvar a la humanidad y la biosfera: ¿Por qué los acumuladores (considerados como los capitalistas por excelencia, cuyo propósito en la vida es convertir el dinero en más dinero) ganan a los solidarios? ¿Por qué ganan los acumuladores y pierden los que comparten? ¿A pesar de que las prácticas de estos últimos son ordenadas por las principales religiones del mundo, están cableados en el cuerpo humano y deben haber sido practicadas durante miles de años por nuestros antepasados o no hubieron sobrevivido y no estaríamos aquí hoy? ¿Por qué la modernidad tiende a ser, como dijo Max Weber, una jaula de hierro en la que los pueblos tradicionales pueden entrar, pero no pueden salir? Respuesta: Es porque una vez que el pan diario del pueblo depende de la confianza de los inversores, vale decir su confianza que la producción de pan será rentable, el pueblo se convierte en prisioneros de los mecanismos homeostáticos que se describen a continuación. La palabra clave es: acumulación. La acumulación de capital se llama «beneficio» o «el motivo de beneficio» por muchos. Hay una razón por la cual el mundo no está gobernado por el desarrollo moral y una diversidad normal de culturas. (Tal diversidad, como decía JM Keynes, multiplica las opciones de los sistemas morales y de los modelos económicos para lograr la cohesión y satisfacer las necesidades.) La razón es que la acumulación gobierna el mundo. Hay una razón por la cual, después de un siglo de lucha, la mayoría de la humanidad terminó en el año 2000 dominada por la misma ideología de libre mercado que era dominante en 1900. Es que la acumulación (también llamada libre mercado, o simplemente libertad) tiene un carácter homeostático. Cuando se perturba la acumulación, se ponen en marcha mecanismos compensatorios: por ejemplo, fuga de capitales, competencia fiscal entre países, – vale decir, reducción de impuestos para atraer negocios; desfinanciando así el estado del bienestar. (A la vez que por otros canales se financian thinktanks neoliberales y cátedras universitarias neoliberales); inflación, endeudamiento, y desempleo. Estas consecuencias homeostáticas obligan al establecimiento de uno u otro régimen de acumulación por la vía electoral o por la represión militar. (Un régimen de acumulación es, en breve, un conjunto de instituciones que motiva a los inversores a invertir). No es infrecuente que, como en Chile después del golpe de 1973, se persigue el objetivo de aumentar la confianza de los inversores reduciendo los salarios y los impuestos sobre los negocios mientras aumentando los impuestos del IVA (ventas), rompiendo sindicatos, violando los derechos humanos elementales (por ejemplo, «desaparecer “a opositores), privatizando el sector público, ofreciendo garantías a los inversores extranjeros, etc. Muchas de las personas que lo hicieron fueron «Chicago Boys» convencidos de que sus teorías eran correctas, con el apoyo de líderes militares convencidos en sus propias mentes de que eran patriotas que salvaban a su país. Al interior del pensamiento convencional tenían razón: es cierto que la justicia social y la ética individualista que conduce a una sociedad en la cual el suministro del pan diario depende de la acumulación son incompatibles. Cuarto: Compare los párrafos anteriores con estos aspectos destacados (renumerados) del Manifiesto de Davos del Foro Económico Mundial declarado el 20 de marzo de 2020:


I. Una empresa trata a su gente con dignidad y respeto. Honra la diversidad y se esfuerza por mejorar continuamente las condiciones de trabajo y el bienestar de los empleados.


II. Una empresa considera a sus proveedores como verdaderos socios en la creación de valor. … Integra el respeto por los derechos humanos en toda la cadena de suministro.


III. Una empresa sirve a la sociedad en general a través de sus actividades, apoya a las comunidades en las que trabaja y paga su parte justa de los impuestos. … Actúa como un administrador del universo ambiental y material para las generaciones futuras. Protege conscientemente nuestra biosfera y defiende una economía circular, compartida y regenerativa. Continuamente expande las fronteras del conocimiento, la innovación y la tecnología para mejorar el bienestar de las personas.


IV. Una empresa es más que una unidad económica que genera riqueza. Cumple con las aspiraciones humanas y sociales como parte del sistema social más amplio. El rendimiento debe medirse no solo en el rendimiento para los accionistas, sino también en cómo logra sus objetivos ambientales, sociales y de buen gobierno.


V. Una empresa … actúa … como parte interesada, junto con los gobiernos y la sociedad civil, para mejorar nuestro futuro global. La ciudadanía global corporativa requiere que una compañía aproveche sus  competencias centrales, su espíritu empresarial, habilidades y recursos relevantes en esfuerzos de colaboración con otras compañías y partes interesadas para mejorar el estado del mundo.

En fin, textualmente, los líderes mundiales del capitalismo renuncian a la esencia del capitalismo –o sea renuncian a la acumulación como finalidad—y adhieren a una ética solidaria. El manifiesto completo de Davos se puede leer en https://www.weforum.org/agenda/2019/12/davos-manifesto-2020-the-universalpurpose-of-a-company-in-the-fourth-industrial-revolution/ El tercer punto y el cuarto punto no son incompatibles. Uno puede ser considerado en su mayor parte como una descripción de lo que es; mientras que el segundo puede considerarse en su mayor parte una recomendación de lo que debería ser y ya está siendo realizado en las mejores prácticas de las mejores empresas. Por lo tanto, están en diferentes planos lógicos: el plano de descripción y el plano de prescripción. En cualquier caso, hasta qué punto considerar los puntos tres y cuatro como (1) complementarios, o (2) como oportunidades para la cooperación práctica y el diálogo teórico, o (3) como ideologías que defienden intereses opuestos, es una decisión ética. No puede ser la conclusión de una deducción lógica que es obligatorio aceptar para evitar ser clasificado como una persona irracional. Un punto práctico: si todas las compañías que operan cumplieran con los ideales declarados en Davos en 2020, habría menos compañías. Al menos habría menos compañías que operen sin ninguna forma de subsidio. En la actualidad, muchas empresas (por ejemplo, algunas que consiguen los bienes que venden de fábricas asiáticas que pagan sueldos de miseria) no podrían sobrevivir tratando a sus colaboradores con el respeto que exige el Manifiesto de Davos. No generarían suficientes ingresos para pagar un salario digno a los trabajadores que producen sus productos (y mucho menos cumplen con todos los ideales de Davos) y aún obtienen lo que Alfred Marshall llamó una ganancia normal. (Una ganancia normal es una ganancia lo suficientemente grande como para motivar a los empresarios a mantener el negocio en funcionamiento). Aquí luce la organización ilimitada (unbounded organizing) (www.unboundedacademy.org) UO desarrolla metodologías para organizar medios de vida dignos para todos. Tal desenlace no significa desempleo para los gerentes. Significa que muchas de las personas con vocación y talento para el liderazgo liderarán diferentes tipos de organizaciones. En conclusión:
1. Mientras los humanos permanecen divididos y confundidos, y muchos están indignados, los virus los atacan repetidamente: EBOLA, SARS, SIDA y ahora el Coronavirus (COVID 19).


2. Este último ataque le ha dado a los virus una ventaja estratégica imprevista, comparable a la ventaja estratégica obtenida por los aliados en la Segunda Guerra Mundial cuando los alemanes se quedaron sin  combustible y la Luftwaffe no pudo despegar. La pandemia desencadenó el colapso de las principales economías de los humanos. Esto sucedió por dos razones principales: (1) La economía existente no está diseñada para ser compatible con seguir el mejor consejo médico. (2) Los virus tienen una quinta columna que lucha por ellos en forma de personas tan deprimidas que realmente no les importa si viven o mueren (una queja común de los médicos sobre los pacientes con SIDA que no toman sus medicamentos); en forma de personas demasiado pobres para hacer lo que la ciencia médica recomienda; en forma de poblaciones que alguna vez tuvieron una atención de salud de calidad y ahora bajo el neoliberalismo la perdieron, así como a aquellas poblaciones que nunca la tuvieron; y en forma de personas con enfermedades mentales que, por razones psicológicas mal entendidas, se ponen del lado de la muerte y en contra de la vida (como los casos de matanzas masivas aparentemente sin motivo que se da en EEUU). En fin, a los seres humanos, en las palabras de Darwin, nos falta cohesión.


3. No es solo que los virus estén generando mutaciones cada vez más indescifrables, tales como a los científicos humanos les lleva cada vez más tiempo comprenderlas para poder combatirlas. Es que los humanos están perdiendo su capacidad de realizar cambios culturales que siempre ha sido su ventaja competitiva. Se marchita nuestra capacidad para cambiar nuestro comportamiento colectivo para hacer frente a las cambiantes realidades físicas. Tratamos el individualismo (lo que André Orléan llama séparation marchande) como si fuera escrito en piedra en calidad de ética y jurisprudencia eternas y universales. Hemos perdido gran parte de la flexibilidad cultural que originalmente dio poder a los humanos para sobrevivir como recolectores y cazadores tribales. Los virus nos están ganando en nuestro propio juego.


4. Al paso que vamos, a lo largo es imposible ganar contra los virus, como también es imposible ganar contra el calentamiento global y también es imposible ganar contra la desintegración social. En cambio, practicar la organización ilimitada y el realismo moral, abre paso a hacer posible lo que ahora es imposible.


5. La crítica de la ética anti-solidaria de la acumulación irresponsable siempre ha sido al nudo de los análisis del capitalismo realizados por los socialistas. Ahora los líderes más autorizados del capitalismo global han declarado que una ética tal de individualismo exagerado no sirve a nadie en la época que vivimos, que es la época de la cuarta revolución industrial.


N.B. Existe una versión de esta nota con mayores referencias bibliográficas. www.chileufu.cl 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *